Reflexiones y precisiones jurídicas sobre el COVID-19

Reflexiones y precisiones jurídicas sobre el COVID-19

Por: Carlos Adrián Daza

Estudiante de 5to año de la facultad de Derecho de la Universidad de Piura y miembro colaborador de la Revista de estudiantes Ita Ius Esto 

“Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus descubierto más recientemente” (Organización Mundial de la Salud, 2020)[1].

Es de público conocimiento que el mencionado virus se ha propagado alrededor de todo el mundo, incluido nuestro país. En ese sentido, es importante conocer cuáles son nuestros derechos respecto de la atención médica que debemos recibir y nuestros deberes de cara a las medidas adoptadas por el gobierno para afrontar la coyuntura. Asimismo, debemos conocer cuáles son los derechos y obligaciones del personal de salud, agente clave para contener la propagación del virus y para la atención de pacientes.

¿Qué derechos y deberes tenemos como ciudadanos de a pie?

I. Tanto a nivel internacional como a nivel nacional, el derecho a la salud está ampliamente reconocido:

  1. “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar […]”[2] (Declaración Universal de Derechos Humanos, 1948).
  2. Todos tienen derecho a la protección de su salud, la del medio familiar y la de la comunidad, así como el deber de contribuir a su promoción y defensa […]”[3] (Constitución Política del Perú, 1993).
  3. Toda persona tiene derecho a la protección de su salud en los términos legales […]”[4] (Ley General de Salud, 1997).
  4. “Es de interés público la provisión de servicios de salud, cualquiera sea la persona o institución que los provea. Es responsabilidad del Estado promover las condiciones que garanticen una adecuada cobertura de prestaciones de salud a la población, en términos socialmente aceptables de seguridad, oportunidad y calidad […]”[5] (Ley General de Salud, 1997).

II. Asimismo, tenemos los siguientes deberes:

  1. Como ya se indicó, constitucionalmente, respecto de la salud, debemos “contribuir a su promoción y defensa […]”[6] (Constitución Política del Perú, 1993).
  2. Ninguna persona puede actuar o ayudar en prácticas que signifiquen peligro, menoscabo o daño para la salud de terceros o de la población[7] (Ley General de Salud, 1997).
  3. “Toda persona tiene el deber de participar y cooperar con las autoridades públicas en la prevención y solución de los problemas ocasionados por situaciones de desastre[8] (Ley General de Salud, 1997).
  4. “Declárese el Estado de Emergencia Nacional por el plazo de quince (15) días calendario, y dispóngase el aislamiento social obligatorio (cuarentena), por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del COVID-19”[9] (Decreto Supremo 044-2020 PCM, 2020).

.

¿Qué derechos y deberes tiene el personal de salud?

I. De forma general, los médicos deben cumplir con distintas obligaciones, dentro de las cuales se puede encontrar: el secreto profesional, no discriminar bajo ninguna circunstancia a sus pacientes, respetar la voluntad y creencias de estos para realizar determinado procedimiento, etc. Sin embargo, la obligación clave es, evidentemente, dar a cada paciente una atención adecuada. Sin perjuicio de lo mencionado, el personal de salud tiene los siguientes deberes:

  1. “El médico tratante, así como el cirujano- dentista y la obstetriz, están obligados a informar al paciente sobre el diagnóstico, pronóstico, tratamiento y manejo de su problema de salud, así como sobre los riesgos y consecuencias de los mismos. Para aplicar tratamientos especiales, realizar pruebas riesgosas o practicar intervenciones que puedan afectar psíquica o físicamente al paciente, el médico está obligado a obtener por escrito su consentimiento informado[10]. (Ley General de Salud, 1997).
  2. “El acto médico debe estar sustentado en una historia clínica veraz y suficiente que contenga las prácticas y procedimientos aplicados al paciente para resolver el problema de salud diagnosticado”[11]. (Ley General de Salud, 1997).
  3. “En caso que las instituciones prestadoras de salud pública o privada no cuenten con los recursos indispensables para una adecuada atención, el médico debe manifestar su actitud de defensa del paciente, informando el hecho a las instancias superiores responsables y al Consejo Regional correspondiente[12].

II. La labor de los médicos siempre implica riesgos en tanto son las personas más expuestas a un posible contagio. Esta situación de peligro genera ciertos derechos a su favor. En ese sentido, y en relación a la coyuntura generada por el COVID-19, los médicos tienen derecho a:

  1. “[…] reclamar corporativamente las condiciones adecuadas para el desempeño de sus funciones. Tales reclamos, incluyendo la suspensión de actividades, deben realizarse siempre en el marco ético y respetando las disposiciones legales vigentes”[13]. (Código de Ética del Colegio Médico del Perú, 1999).

Necesitamos cuidar a los que nos cuidan. Saliendo de nuestras casas, desobedeciendo las medidas adoptadas por el gobierno, lo único que generamos son más contagios, ergo, sobrecarga en los centros de emergencia de los hospitales y desabastecimiento del material de protección del personal de salud. Los médicos pueden, de manera legítima, negarse a cumplir con sus funciones, suspendiendo sus actividades, si no cuentan con las condiciones adecuadas para realizarlas. Es por ello que, necesitamos reducir los niveles de contagio, para así poder hacer un uso paulatino del material de protección con el que cuenta el Estado (manteniendo el funcionamiento de hospitales y centros de emergencia) y además contener el desarrollo de la enfermedad, de manera que su impacto no sea tan grave.

[1] Organización Mundial de la Salud. 2020. “Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19)”. Recuperado de https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses.

[2] Artículo 25, Declaración Universal de Derechos Humanos, 10 de diciembre de 1948, París, Francia.

[3] Artículo 7, Constitución Política del Perú, 29 de diciembre de 1993, Lima, Perú.

[4] Artículo III, Título Preliminar, Ley N°26842 Ley General de Salud, 20 de julio de 1997, Lima, Perú.

[5] Artículo VI, Título Preliminar, Ley N°26842 Ley General de Salud, 20 de julio de 1997, Lima, Perú.

[6] Artículo 7, Constitución Política del Perú, 29 de diciembre de 1993, Lima, Perú.

[7] Artículo 17, Ley N°26842 Ley General de Salud, 20 de julio de 1997, Lima, Perú.

[8] Artículo 21, Ley N°26842 Ley General de Salud, 20 de julio de 1997, Lima, Perú.

[9] Artículo 1, Decreto Supremo N° 044-2020 PCM, Decreto Supremo que declara Estado de Emergencia Nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del COVID-19, 15 de marzo de 2020, Lima, Perú.

[10] Artículo 27, Ley N°26842 Ley General de Salud, 20 de julio de 1997, Lima, Perú.

[11] Artículo 29, Ley N°26842 Ley General de Salud, 20 de julio de 1997, Lima, Perú.

[12] Artículo 14, Resolución Institucional N°006-CTMP-CN-1999, Código de Ética del Colegio Médico del Perú, 1999, Lima, Perú.

[13] Artículo 4, Resolución Institucional N°006-CTMP-CN-1999, Código de Ética del Colegio Médico del Perú, 1999, Lima, Perú.